OHTLI

Ohtli quiere decir camino en náhuatl.

Camino quihtoznequi ohtli caxtilancopa.

Ohtli es un trabajo escénico de aliento intercultural que contiene los hallazgos de una investigación realizada en torno al carácter monocultural y monolingüístico de la educación general en México. A partir del testimonio del nahuatini Santos De la Cruz, la obra entrelaza el mundo poético y documental evocando la experiencia de niños y jóvenes de culturas originarias al intentar integrarse al sistema educativo dominante.  

La Paradoja del gato inició un proceso de investigación desde el año 2016 en el que Jennifer Moreno y Viko Hernández formaron parte del Diplomado en Lengua y Cultura Náhuatl del Centro Cultural Universitario Tlatelolco de la UNAM.  A partir del aprendizaje de la lengua con mayor cantidad de hablantes en México después del castellano, la compañía invitó al maestro Santos De la Cruz, nahuatini originario de Ixcatepec, Veracruz y residente  de la Ciudad de México a ser parte del proceso de investigación y construcción escénica de la obra Ohtli / Camino. La lengua náhuatl y su carácter aglutinante brindó a la escena una estructura que conjunta cuadros escénicos autónomos que aglutinados nos ayudan a cuestionar nuestra condición de cuerpos portadores de una cultura dominante.

 ficha artística

Dramaturgia y dirección: Jennifer Moreno

Acompañamiento creativo y diseño de movimiento: Viko Hernández

Asesoría en lengua y cultura náhuatl: Santos De la Cruz

Diseño sonoro y música original: Carlos Gómez Matus

Diseño de producción: La Paradoja del gato

Creadores escénicos: Adriana Reséndiz, Gherardo Uscanga,Jennifer Moreno y Edson Martínez / César René Pérez / Ray Nolasco.

Asistencia general: Alan Quintana

Difusión: Jessica Moreno

Producción: La Paradoja del gato y KaizenDanza

 video promocional
 PRENSA

La dirección escénica de Ohtli / Camino se sostiene en el trabajo corporal de un grupo de actores-bailarines comprometidos con la dimensión poética del discurso. Se proponen recrear el universo de los niños indígenas que acuden a las escuelas monolingüísticas. Evitan la expresión ridícula de la infancia. La infancia, en esta puesta en escena, está en el espíritu, en la capacidad para aprehender e identificarse entre sus pares y descubrir las diferencias en relación con los otros: su espejo.

El espacio escénico es transformado en aula, en patio de juego, en el camino por el cual se observa el infinito. El discurso está enfocado en resaltar la presencia de esa minoría que deambula frente a la mirada indiferente de occidente. Son los pequeños pájaros grises de la ciudad que no son tomados en cuenta, pero que están por todos lados.

 

Los creadores escénicos esquivan el bosquejo lastimoso o paternalista; sólo muestran una realidad: un conflicto sobre la identidad del ser mexicano aún no resuelto. ¿Soy indígena? ¿Cómo definir si lo soy o no? Esas dos grandes preguntas se ponen sobre la escena, frente a un espectador activo y consciente de la problemática que divide al México originario del México asimilado por completo a la cultura occidental.

Se trata de una obra dolorosa sobre la condición de marginación en la que viven miles de indígenas en las grandes ciudades, a las que emigran para supervivir, lejos del hambre o de la violencia de sus lugares de origen. Desarraigados, cargan con ellos una cosmovisión particular, una lengua de sonidos únicos y acallada; una consciencia reprimida y una identidad que se oculta.

Juan Hernández

EL UNIVERSAL

Ciudad de México, 2018.

 presentaciones próximas
Temporada 2019

 

Teatro Sergio Magaña

Sistema de Teatros Ciudad de México

06 de agosto - 18 de septiembre

Martes y miércoles 20:00 horas.

 

MINAX (Versión en náhuatl)

Minax axqueman onixnecic ipan ce tlalixcopincaamatl, axqueman nopeca ompanoc ce hueyohtli, nepa axqueman oncac tepoztlahuilli. In ahmo monehnequiaya.

Amanoc cequin tequihuahqueh peuhqueh motlahtlaniliah: ¿Canica Minax? ¿Canica Minax?

Tel ahquinin quimatih axtlen quiihtohuah.

 

In pilcuauhohtzin in nepa onahciaya ayocmo neci ipampa aman zacayotoc, aman nelia tlaohuihcan. Ayocmo aca ahci nepa. In macehualtzintzin yollic yollic onquihquiztiahqueh, achtopa onquizqueh in teixhuihuan, quitl nelia huehca yahqueh, cenyahqueh.

-Quixmatqueh ohtli ca altepeco-. Quiihtohuayayah in tecihtzitzin in tecoltzitzin.

Moihtohua cequin yahqueh Tampico Altepetl, cequin yahqueh Ichcatepec Altepetl, cequin yahqueh Monterrey Altepetl, cequin yahqueh Mexico Altepetl. Ihquinin moihtohuah cuah.

Zan onyahqueh ichpocameh telpocameh ayocmo miec cintli, etl, chilli motocac. Ihuan ihcuac tlami mihmihcqueh in ilamatzitzin in huehuetzitzin, Minax tlalli quitl axpatiyo monamacac.

Aman Minax mochiuhtoc ce potrero, aman cuahcuahuehqueh, cahuayomeh nemi Minax.

Quitl aquin mocohuili in tlalli aman cualli quitzactoc ica tepozalambre huihtzyo, ayocmo huelitih ahcih nepa ahquinin huehcaya onquizqueh, tel cequin nohuanoc moechcahuiah zan ihqui totomeh quitemoa intapazol.

 

Aman zan ce ome nexcuahuitl, ce ome teocuahuitl, ce ome tezcuahuitl neci ihcatoqueh nepa.

Cequin chachalactototl ¡ahcuata! ¡ahcuata! ¡ahcuata! ¡ahcuata! Quiihtohua ihcuac cuicah.

Ma cuah nepa in chachalactotomeh no quitl nahuatlahtohuah.

Quemanian ce ome pilquilitzitzin mopilnonotztinemih, patlantinemih ipan Minax.

Quemanian cequin coyotlacah ihuan tzopilotlacah yaznequi Minax ihuan quitl quiihtohuah:

 

Ticchihuazqueh ce hueyohtli nepa Minax.

Mohuicaz tocualiz toatliliz nepa Minax.

Ticquetzazqueh ce tlamachtilcalli, oncaz tepoztlahuilli nepa Minax.

Tehuan ticcmatih quen titominquixtizqueh tlanahuatiloyan quitl quiihtohuah.

¡Ahmo quimatih Minax ayoc aca itztoc!

Santos De la Cruz

Nahuatini de la huasteca veracruzana y asesor en lengua y cultura náhuatl del proyecto OHTLI.

MINAX (Versión en castellano)

Minax nunca apareció sobre un mapa, nunca pasó por allá una carretera. Nunca hubo luz eléctrica. No se necesitaba.

Hace poco tiempo algunas autoridades comenzaron a preguntarse ¿Por dónde está Minax? ¿Por dónde está MInax? Pero quienes saben, no dicen nada.

La vereda que allá llegaba ya no se ve porque ahora está cubierta de zacate, ahora está llena de maleza. Ya nadie llega allá. Los macehuales poco a poco fueron saliendo. Primero salieron los nietos, dizque se fueron muy lejos, se fueron para siempre.

"Conocieron el camino a la ciudad", decían las abuelas y los abuelos.

Se dice que algunos se fueron a la ciudad de Tampico, algunos se fueron al pueblo de Ichcatepec, algunos se fueron a la ciudad de Monterrey, algunos se fueron a la ciudad de México. Así se dice, pues.

En cuanto se fueron las muchachas, los muchachos, ya no se sembró mucho maíz, frijol, chile. Y cuando terminaron de morir las ancianas y los ancianos, la tierra de Minax dizque barato se vendió.

Ahora Minax es un potrero, ahora las vacas y los caballos viven en Minax. Dizque quien compró esta tierra ahora ha cercado bien con alambre de púas. Ya no pueden llegar allá quienes hace tiempo salieron pero algunos todavía se acercan como si fueran pájaros que buscan sus nidos.

Ahora solo algunos árboles de chijol, algunos árboles de cedro, algunos árboles de sangre parecen estar allá de pie. Algunas chachalacas ¡ahcuata! ¡ahcuata! ¡ahcuata! ¡ahcuata! dicen cuando cantan. Pues allá las chachalacas dizque también hablan náhuatl.

A veces algunos periquitos andan platicando, andan volando sobre Minax. A veces algunos hombres coyote y hombres zopilote quieren ir a Minax y dizque dicen:

Haremos una carretera allá en Minax, se llevarán alimentos allá a Minax.

Construiremos una escuela, habrá luz eléctrica allá en Minax.

Nosotros sabemos cómo bajar los recursos del gobierno, dizque dicen.

No saben que en Minax ya no vive nadie.

Santos De la Cruz

Nahuatini de la huasteca veracruzana y asesor en lengua y cultura náhuatl del proyecto OHTLI.

© 2010 La Paradoja del gato